Estudio y práctica integral por módulos

Un recorrido ordenado y gradual por las enseñanzas budistas

¿Qué enseñaba el Buda?

Cuando le preguntaron al Buda cual era sus enseñanza de manera precisa y sintética dijo: “Abandona dañar a los demás, incentiva el beneficiar a los demás y observa siempre tu mente”

Al desarrollar estos tres enunciados encontramos en las profundas y extraordinarias enseñanzas que dió Buda, y en los comentarios posteriores, las respuestas más acertadas para el desarrollo de la sabiduría, la compasión, del bienestar y realización personal, y del entorno social que habitamos. Al mismo tiempo, estas enseñanzas no se limitan exclusivamente a lo temporal y cotidiano, conducen a la realización trascendental e insuperable del ser. Ésta es la meta última.

¿Qué es el budismo?

El sendero espiritual budista es un recorrido por una tradición de sabiduría con extraordinarios métodos y un recorrido guiado y ordenado. También es imprescindible la propia reflexión y la experiencia meditativa que permite comprender las causas de todo tipo de sufrimiento o incomodidad emocional.  Este sendero nos ayuda a trascender las causas de todo este sufrimiento y realizar la naturaleza de la mente.  Nuestra vida puede tomar un rumbo espiritual y desmontar el ciclo repetitivo de conflicto y dolor.

¿Cómo se ordenaron tantas enseñanzas?

De todo el vasto y variado legado de enseñanzas de Buda Sakyamuni el budismo vajrayana lo ha sabido articular en una estructura de tres etapas de desarrollo espiritual, “Los tres yanas” o “Los tres vehículos”, llamados tradicionalmente Hinayana o Sutrayana, Mahayana o Bodisatvayana  y Vajrayana

¿ Cómo comenzar a conocer el budismo?

De forma gradual, alternando estudio, reflexión y práctica. Para ello es imprescindible una guía tanto de enseñantes capacitados y autorizados como de una estructura y un sistema de estudio. Dag Shang Kagyu ofrece todos estos requisitos en su programa de “Estudio y práctica por módulos”. Y en un entorno natural magnífico, resultando así un lugar con todas las condiciones para conocer el budismo, estudiarlo y practicarlo.

Odoo text and image block

Este programa consta de tres módulos:

1. COMPRENDER Y CALMAR EL SUFRIMIENTO

2. DESARROLLAR VIRTUD Y COMPASIÓN

3. EL RESULTADO COMO CAMINO

Es una propuesta que contiene el orden necesario de aprendizaje y al mismo la asistencia a los Módulos ofrece una flexibilidad creativa que concilia la vida personal y laboral. Además esta separación permite el tiempo necesario para estudiar y practicar lo visto en cada Módulo.

Estas enseñanzas progresivas se componen de tres ciclos. Cada Ciclo tiene una duración aproximada de 18 meses. En ellos se ofrecen 12 cursos, a razón de tres encuentros por cada Módulo. Algunos de más días que otros, dependiendo de las posibilidades de la fechas, verano, festivos, etc.

¡¡Muy importante!! 

  • El vasto número de enseñanzas de los Módulos Comprender y Calmar El Sufrimiento y Desarrollar Virtud y Compasión no se agotan con la asistencia a un único Módulo. 
  • Tampoco es “obligatorio” el acabar todo un Módulo para acceder al otro, ya que la relación interdependiente entre ellos hace que cada una de las enseñanzas, y finalmente todas, se complementen y enriquezcan mutuamente.
  • El camino budista no es tanto ascender escalón tras escalón, sino que es un camino circular alrededor de varios temas medulares, que se analizan y experimentan cada vez más con mayor profundidad. Por lo que es altamente recomendable asistir a las enseñanzas tanto de un Módulo como de otro.
  • Pero sí que es, al menos aconsejable, no acceder a las enseñanzas del Módulo El Resultado Como Camino, sin haber asistido previamente, como mínimo, a dos cursos de los otros Módulos. Es importante tener, al menos, cierto conocimiento antes de acceder a las enseñanzas y prácticas meditativas tan representativas del budismo Vajrayana, popularmente conocido como budismo tibetano.
  • También es importante señalar, que aunque ya se asista a módulos El Resultado Como Camino es necesario seguir asistiendo a los otros Módulos para completar un conocimiento cabal de las enseñanzas.